“Botón
“Botón
“Botón
Blog¿Dependencia emocional?… ¿Yo?… ¡No!

Teresa Ouro

¿Dependencia emocional?… ¿Yo?… ¡No!

¿Alguna vez has tenido la certeza de que deberías dejar una relación pero algo te lo impide?

¿Sabes que esa persona no es para ti, pero aun así sigues con ella?

¿Quieres dejar una relación pero no sabes como hacerlo?

¿Estas viviendo un enganche tóxico en este momento y aunque ves que no estas bien, no eres capaz de cortarlo?

Tal vez no te ha pasado pero ¿conoces a alguien cercano que lo esta sufriendo?…

 

La dependencia emocional se da en aquellas relaciones en las que somos incapaces de cortar, a pesar de que en ciertos momentos de lucidez sabemos que deberíamos hacerlo y/o sabemos que estaríamos mejor fuera de esa relación y sin esa persona, pero sin embargo seguimos ahí.

La dependencia emocional es tan fuerte como cualquier enganche a otra sustancia. Es como la adicción a las drogas, al alcohol u otro tipo de sustancias, pero en este caso es hacia la relación de pareja. Ya que, en esta se crea un enganche toxico en el cual hay una necesidad imperiosa de estar con esa persona. No la elijo de manera consciente porque me aporte bienestar, sino por “La necesito”.

Como cualquier dependencia, tiene síndrome de abstinencia, ya que cuando nos alejamos de esa persona nos entra una necesidad muy grande de volver a estar con ella, causado por el malestar que sentimos (como si quisiéramos volver a consumir) y no nos calmamos hasta que estamos otra vez con ella, a pesar, de que cuando volvemos pensamos otra vez ¿qué he hecho?…

Las tres situaciones de dependencia emocional mas comunes:

 

1º Cuando la otra persona ya no me quiere pero sigo ahí:

En alguna ocasión puede que mi pareja me diga claramente que ya no siente lo mismo y que prefiere cortar la relación, pero como yo no puedo soportarlo entro en una dinámica de arrastrarme en la que pienso “no, no, no, me muero sin ti”, “vuelve conmigo”, “cambiaremos las cosas que no funcionaban”…

Si el otro no tiene las cosas del todo claras, puede que se sienta culpable al verme asi, y en ese caso vuelva a la relación.

 

2º Cuando la autorrealización personal se ve obstaculizada:

Otra situación de dependencia se da cuando estoy en una relación en la que yo siento que mi autorrealización personal se ve obstaculizada, es decir, por estar a tu lado yo no puedo crecer como persona, no puedo ser la persona que quiero llegar a ser y me voy perdiendo a mi mism@.

Va pasando el tiempo y un día te miras al espejo y dices ¿quién soy yo?, ¿dónde estoy?, ¿dónde quedo la persona que era antes de esa relación… me estoy perdiendo a mi mismo.

Un día, nos despertamos de ese sueño y asustados nos damos cuenta de que debemos salir de esa relación, pero no sabemos como.

 

3º En relaciones de maltrato emocional y /o físico.

La dependencia emocional aparece también en casos en los que se debería cortar de raíz, pero estamos en una situación complicada de la que nos cuesta salir, sobre todo en casos donde se vulneran mis principios y derechos mas importante: AUTOESTIMA, RESPETO Y DIGNIDAD. Es normalmente en las relaciones de maltrato psicológico y/o físico donde se dan estas situaciones.

Nunca deberíamos permitir que nadie nos falte al respeto, nos humille, ni nos denigre. Es en estos casos, cuando hay que cortar la relación de inmediato sin esperar a que el otro cambie, ya que a veces el otro entra en la dinámica del “no va a repetirse, no lo voy a hacer mas, cambiaré, te lo prometo…” pero por lo general, nunca suele pasar esto.

Si te has sentido identificado/a con alguna de estas situaciones, no dejes que la dependencia emocional domine tu vida. Desde Psicopareja podemos ayudarte a salir de esta situación.

¡No dudes en contactarme!

Post a comment

¿Hablamos?